En 2007, Ichihashi Tatsuya se convirtió en uno de los criminales más buscados luego de asesinar a Lindsay Ann Hawker, una profesora británica de 22 años. Por más de dos años, Tatsuya evitó a las autoridades realizándose cirugías plásticas.